miércoles, octubre 25, 2006

La B de Auschwitz

Puerta con inscripción en Campo de Concentración Sachsenhausen, Berlín. Foto por: Jpatokal, en Wikipedia.


El otro dia, a propósito del inquitante nick de un usuario de Soulseek : "arbeit macht frei", he entrado en wikipedia, para ver si había alguna información adicional acerca de este lema (algo así como: el trabajo nos libera, o nos hace libres), presente en los accesos de varios campos de concentración nazis. Y ha aparecido un detalle, en el que nunca me había detenido, y es que en Auschwitz , uno de los campos de concentración en los que los que los prisioneros allí llevados podían leer este lema en la puerta de acceso, tiene una letra, la B, invertida.


Lema en puerta de acceso de Auschwitz, con la B invertida. Foto de Wikipedia, por Wulfstan.

He leído bastante literatura acerca de los campos de concentración nazis, ya sea testimonios, novelas gráficas (como la notable Maus , de A.Spigelman), o bien novelas, que hablan acerca de esta experiencia inefable. Y una de las cosas que más me han impresionado, es cómo aspectos mínimos, corrientes y superfluos, adquieren una dimensión monstruosa, en el contexto abominable de deshumanización que tuvo lugar en estos campos. Y es desde esta perspectiva que me ha impresionado este mínimo detalle de la B invertida, pensando primero, en la cruel ironía de este lema, el trabajo nos hará libres, dirigido a seres humanos que en gran medida murieron realizando trabajos forzados, sin casi comida y agua, y en unas condiciones sanitarias inexistentes, si es que no fueron asesinados directamente en cámaras de gas. Y luego, en como la vista de estos prisioneros posiblemente se detenía en esta letra, primero con curiosidad, luego con indiferencia, y finalmente, con un profundo desconsuelo, al imaginar en esta letra torcida una cruel metáfora de una vida invertida, descolocada, sin significado, apretujada dentro en una frase grandilocuente que ya nada tiene que ver con la indignidad del trabajo inútil. Es un accidente trivial, que hoy representa una anécdota, pero que en ese otro contexto se transformaba en un espantoso recordatorio que lo trivial y lo anecdótico no pertenecía a aquel oscuro territorio.

Creative Commons License
Some of my work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 Spain License.

View My Stats